Seguidores

Sígueme en Facebook



miércoles, 11 de junio de 2014

LA EMOCIÓN DE LA ESCRITURA

¿Cómo algo que te emociona tanto, puede partirte el alma en trocitos pequeñitos? Pues eso es lo que me pasa hoy. 
Acabo de recibir los primero ejemplares de mi nueva novela La Deuda, que está a la venta en amazon en papel y en Casa del libro en formato digital.
No pensé que mi reacción fuera tan intensa. De hecho, cuando el mensajero llamó a la puerta, ni siquiera me moví del sitio, sabiendo quién era y qué traía. Fue mi marido quién abrió la caja y me pasó uno de los libros.
Al tenerlo en mis manos, al mirarlo y tocarlo, no pude reprimir las lágrimas. Pero no un par de lágrimas de emoción, no, un torrente descontrolado caía por mi cara, provocando espasmos en mi cuerpo y un terrible hipo.
Me pongo muy fea cuando lloro, mi nariz enrojece, me salen manchitas por toda la cara y los ojos se me hinchan y se ponen rojos, pero no me importó. No pude evitarlo.
Las lágrimas caían y se desbordaban por mi cara, mojando mi cuello y mi pecho.
Mi hija mayor me abrazó sin comprender el motivo de tanto llanto.
-No llores mamá, o nos harás llorar a todos...
Pero yo no podía parar... abrí las páginas y vi el trabajo de tantos meses reducido a un tamaño considerable y un buen número de páginas. Pensé en la de horas que había pasado frente al ordenador, primero escribiendo la historia, después corrigiendo, modificando, añadiendo. Más tarde llegó, para mi lo peor, la corrección, porque no se me da muy bien, después de leer y releer, la novela me la sé de memoria, por lo que ver los fallos es muy complicado y para colmo soy leísta. Y por último la maquetación y diseño de portada.
No os lo creeréis, pero la maquetación me supuso un gran reto. No soy experta, comencé a experimentar, porque me había hecho el propósito de que ésta novela fuera especial, que el trabajo se viera por dentro y por fuera.
No puedo cuantificar las horas pasadas frente a la pantalla del ordenador, y después de tenerla lista un error informático destruyó todo mi trabajo, por lo que tuve que volver a comenzar de nuevo. Me sentí tan frustrada, con tanta rabia... pero lo conseguí, y guardé copias por doquier, por si acaso.



La portada, esa es otra historia, yo no sé nada de photoshop ni de diseño, no tengo gusto y las ideas van y vienen, por lo que le dejo la tarea a un amigo, pero esta vez sabía lo que quería y cómo lo quería y explicarlo por teléfono, por mails fue una verdadera aventura.
-Muévelo un poco más a la derecha.
Lo hace y me envía el archivo.
-Ahora cambia el tamaño.
Lo hace y me envía el archivo.
-No, así no me gusta, sube la imagen un poco más arriba.
-Más transparentes
-Más enfocada...
Y así horas y horas, pero al final quedó perfecta (para mí, claro)
Y ahora tengo meses de trabajo, ideas, ilusiones, deseos entre mis manos...
Me siento rara. 
Feliz por un lado, pero por el otro triste, a la espectativa, algo indecisa, insegura y con mucho miedo.
¿Lo hice bien? ¿Gustará? ¿Podría mejorarla? ¿Mate o brillo?
Mi pecho duele, no sé si es lo normal, pero me duele. Sale a la luz un trocito de mi, porque aunque las historias son ficticias, los personajes también, incluso el mundo es imaginario, la novela forma parte de mi y ahora está al alcance de cualquiera, ¿la tratarán bien? ¿Se divertirán? ¿La odiarán y se arrepentirán?
Escribir no es solo un trabajo, es mi manera de comunicarme con el mundo, de superar mis baches, de ser fuerte y de luchar, escribir es en esencia lo que soy, es tan natural en mi como el respirar y tan necesario.
Quiero hacerlo bien, deseo ser buena, me gustaría contar estupendas historias, inventar personajes maravillosos, buenos o malos,  hacer sentir a las/los lectoras/es todo aquello que quiero que sientan mis personajes.
Soy mis escritos, soy mis personajes, soy mis historias, soy escritora y hoy soy muy feliz, sí, porque todo lo que intenté (más o menos) lo conseguí, pero a la vez estoy triste, melancólica y cada vez que veo mi novela no puedo evitar ponerme a llorar.
Para todas las entendidas en la materia, esta es mi tercera novela y cada vez soy más emotiva y los sentimientos más intensos, ¿es lo normal? ¿O solo me pasa a mí?
La emoción de la escritura es tan intensa y tan fuerte que me envuelve por entero, me eleva y me transporta, convirtiéndome en imágenes, palabras, historias, lugares, romances, traiciones, odios... solo espero y deseo, que el o la lector/a que se anime a adentrarse entre las páginas de mi novela, sienta todo eso. Entonces mi trabajo estará bien hecho y yo habré cumplido con la parte que me corresponde.

Desde aquí agradecer a todas aquellas personas que me han apoyado, desde la distancia, con su cariño, con sus palabras de ánimo, con su ayuda incondicional, con sus buenos deseos. Muchas gracias!!!





DIGITAL EN CASA DEL LIBRO AQUÍ

PAPEL EN AMAZON. ES AQUÍ

PAPEL EN AMAZON.COM AQUÍ

7 comentarios:

  1. No me cansaré de felicitarte, querida Arman, me emociona tanto leer tu entusiasmo, me veo reflejada en tus sueños, en el corazón que le pones a lo que tanto amas. Estoy muy contenta por ver un nuevo sueño realizado, y te deseo lo mejor y solo lo mejor, te lo mereces.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias preciosa, compartimos entusiasmo y emociones, porque ambas formamos parte de este mundo tan duro como es el de la escritura. Me animan tus palabras y me hacen sentir bien. Mil besazos.

      Eliminar
  2. Un libro no solo está compuesto de palabras, sino de pedazos de nuestra alma, pensamiento, vida,
    Que nada te quite la emoción, ni con este que ahora tienes en la manos, ni con ninguno de los siguientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lydia, ¿entonces es normal lo que me pasa? ;) Gracias por tus palabras y espero que así sea, pero necesitaré muchos pañuelos!!! Mil besazos guapa.

      Eliminar
  3. Un libro general infinidad de emociones, desde el momento en que comienzas a escribir y pones la primera letra, hasta que pasas todo el proceso de maquetación y tienes por fin el resultado en tus manos. Es un largo camino, conlleva muchísimo esfuerzo, pero eso es precisamente lo que resulta tan satisfactorio en la autopublicación. Lo que tienes en las manos lo has hecho todo tú y eso, ya es un pequeño milagro.

    No dejes nunca de emocionarte con lo que haces, es como salen las mejores cosas.

    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Kelly, eres un encanto y tus comentarios siempre me animan. Tienes toda la razón y quizás es por eso que me emociono tanto, pero noto mucho el cambio de la primera novela, que fue algo así como vamos a probar que tal y ésta, que al tenerla en mis manos me conmovió entera.
      Millones de besos guapa!!!

      Eliminar
  4. Mi querida Arman, no sabes la alegría que siento ante tu alegría y comprobar que todas esas horas de trabajo han sabido ser recompensadas. Te felicito de nuevo porque el libro te ha quedado precioso y es normal que te emociones.

    Besos!!!

    ResponderEliminar